Danna, la mujer anónima.

Publicado: 11 diciembre, 2011 en Relatos

Hola a todos,

Hace algún tiempo, en un lugar remoto del sur del Colorado, una mujer de aproximadamente 52 años de edad tuvo en sus manos la posibilidad de cambiar el mundo.

Apenas se conoce su nombre, muy poco se sabe de ella, pero sin duda permanece muy viva en el recuerdo de todas las personas que estuvieron aquel caluroso cuatro de agosto de 1963 junto al valle de Roust Bush. Todos y cada uno de los hombres y mujeres que presenciaron el  fantástico acontecimiento conocen la magnitud del poder que Danna despertó aquel día.

Aparentemente una mujer sencilla, que pasaba desapercibida ante la mirada de los demás, consiguió despertar la fuerza de la naturaleza. Casi como por arte de magia Danna transformó sus pensamientos en realidad. Logró lanzar sus ideas, las exportó de su mente al mundo terrenal.

Nadie sabe cómo lo hizo, nadie sabe cómo un hecho que ha sido narrado cientos de veces en los libros de fantasía cogió forma aquella tarde y se materializó ante decenas de personas.

Danna era una buena persona, vivía de la caridad que la sociedad le regalaba. Siempre con un gesto amable en su cara, intentaba ayudar a todo aquel que lo necesitaba. Se podría decir que era una persona de las que ya no quedan. Sí, seguramente fue la última de su especie.

Quizá por esta razón Danna sufría una grave enfermedad. Demasiadas horas viviendo a la interperie, demasiados días sin comer, demasiadas ilusiones perdidas, demasiados pensamientos guardados en saco roto. En definitiva, demasiado de todo pero nada en exceso.

Aquel día, la mujer esperaba junto al valle de Roust Bush las limosnas de todos aquellos que se acercaban a rezar a la iglesa. Sin duda, era el templo más famoso de todo el condando debido a los milagros realizados a lo largo de los años. Quizá por ello Danna acudía todos los dias hasta allí, era una buena oportunidad para conseguir algo de misericordia.

Pero aquel día nada sería igual. Aquel día todo cambiaría y tan sólo una persona sabía el paradero de la mujer que un día fue anónima.

Continuará… quizá…

Gracias por perder el tiempo conmigo.

Sergio Neme.

Anuncios
comentarios
  1. Señora gris dice:

    Aprovecha ese talento 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s