Se acaba…

Publicado: 18 abril, 2011 en Vida

Queridos y admirados lectores, aquí estoy una entrada más. No penséis que me he olvidado de vosotros, de hecho, os tengo muy presentes. De sobra sé que hace más de una semana que no actualizo. Vuestras quejas han comenzado a llegarme en forma de mensajes amistosos e indirectos, y yo, sin querer escurrir el bulto, con una gran carga moral por fallaros, os contestaba: “muy pronto, es que estoy super agobiado”. Bien, pues ya estoy aquí.

¿Qué ha ocurrido en todo este tiempo? Creo que lo más significativo es que me he empezado a olvidar de escribir. Imagino que con vuestras críticas, tanto positivas como negativas a modo de comentarios, me iré dando cuenta de si la hipótesis que barajo es cierta o es tan sólo una ilusión que se está haciendo fuerte en mi cabeza.

Abro un pequeño paréntesis para contaros lo que siento ahora mismo: Me compré un teclado nuevo el otro día. El motivo es tan ridículo que creo que lo omitiré por ahora. Aunque para lo más curiosos, como yo, lo voy a contar. Sé que es muy fácil convencerme, y apenas hay que ejercer un poco de presión para contaros lo que sea. En este caso ninguna.

Bien, tenía un “Actimel” (imagino que todos sabréis lo que es) abierto al lado del teclado. Como muy bien estaréis vaticinando algunos sino la mayoría , el líquido, repleto de bichitos benignos para nuestro organismo según los expertos, se introdujo por todas las cavidades del teclado antiguo. De modo que los L CASEI actuaron en mi periférico como si se tratara de un anticuerpo dejándolo inutilizable.

Un teclado nuevo es amigo mío ahora. Teclas más suaves, más ligero, extra fino, con un diseño muy atractivo para los más estéticos y todo genial. Pero con un gran error logístico: dos teclas están cambiadas de sitio con respecto el anterior y me vuelvo loco al escribir deprisa. Tengo que estar corrigiendo y colocando las letras en el orden correcto, pero imagino que será cuestión de adaptación.

Hasta aquí mi paréntesis, un poco largo, pero seguro que a más de uno le habrá entretenido. Me quedo con la última palabra del anterior párrafo: adaptación.

Lo primero que os diré es que el motivo de haber tardado tanto en escribir no ha sido que el líquido contagiara mi teclado. No sé si lo he dicho en algún post anterior pero ahora estoy con exámenes finales y toca adaptarse. Sí, creo recordar, si mi memoria de Nemo me lo permite, que lo he comentado en alguna entrada. Pero justo dije lo contrario, si no lo hice lo pensé, que iba a tener más tiempo para escribir porque en exámenes se hace de todo menos estudiar. Pero ya veis que, en muchas ocasiones, no soy consecuente con lo que escribo. Por ello os pido disculpas, aunque creo que este post será lo suficientemente largo para compensar a aquellos que les gusta que redacte una buena parrafada. Yo soy de un pensamiento distinto, me gustan las cosas breves (al menos en post), pero aquí estoy, complaciendo a algunos.

Os hablaba de adaptación porque no queda otra. En estos días finales de curso académico he vivido numerosas injusticias, cosas alucinantes, increíbles y surrealistas. Como entenderéis, no diré el nombre de personas afectadas. Los que me conozcan en persona sabrán de qué les hablo y estarán conmigo en que a veces parece que vivimos un chiste.

Porque no es normal que a final de curso te digan que tu matrícula no es válida y tienes que repetirla el año que viene. Porque tampoco es justo que te suspendan por no entregar un trabajo cuando no se ha dicho fecha de entrega. Como tampoco es justo que un profesor cambie el sistema de evaluación según qué alumnos y casi en secreto, beneficiando a unos sí y a otros no. Muy bien por ellos, sinceramente me alegro de ese beneficio, pero no es justo para los demás. Y como estos hay doscientos mil ejemplos (bueno, no sé si tantos): gente que hace prácticas repetidas cuando hay alumnos que no han encontrado ninguna, estar a mediados de curso y no saber qué profesor tenemos, prácticas que se guardan para alumnos “especiales”, etc.

Efectivamente, podría dar datos y poneros en contacto con las personas que saben o afirman estas informaciones, pero no tengo autoridad para hacerlo. No pienses que es un “tira la piedra y esconde la mano”,  es un “hay injusticias por todos lados y no queda otra que adaptarse”. ¿Tú no las ves y te sientes ofendido/a por mis palabras? Lo siento, pero es lo que hay, y si buscas en el fondo del pozo encontrarás la moneda, sino la encuentras no pasa nada. Mira los niños , con su inocencia lo felices que viven.

De modo que si te sientes aludido/a, no me lo eches en cara porque, uno: si te picas,  ajos comes. Dos: hoy te ha tocado aprovecharte, pero siempre habrá un mañana. Y tres: pensarás que es envidia, pero yo puedo estar orgulloso de mi matrícula sin haberme arrodillado ante nadie. No soy ningún lameculos.

En fin, no quiero mal rollito. Sólo quiero dejar patente que hay personas que luchan contra cosas así. Personas que yo admiro y envidio por el valor que tienen para enfrentarse contra cualquiera que cometa una injusticia. Sin miedo a nada. Ojalá muchas personas fueran como tú (sabes que me refiero a ti, triple C) y por ello te dedico esta entrada.

Gracias por perder el tiempo conmigo,

Neme.

Anuncios
comentarios
  1. CCC dice:

    Si algo ha merecido la pena de estos años universitarios, aunque haya sido casi al final, es conocer a gente como tú. En este mundo de víboras y lameculos, donde el que no hace la pelota parece quedarse atrás, no es fácil sobrevivir, pero se logra con personas a tu lado. Personas que aún conservan la dignidad para luchar su futuro sin bajarse los pantalones, personas que prefieren labrarse un camino en vez de que un profesor se lo dé todo hecho…

    Así que gracias por ser una de esas personas por las que ha merecido la pena estos cinco tortuosos años 🙂

  2. Bueno, por mi parte han sido sólo dos. Pero creo que inolvidables. Sobre todo en los últimos trabajos, cuando nos conformamos como grupo =)

  3. Anónimo dice:

    Chido man, hasta las grandes inspiraciones pasan problemas y tienen q resolverlos :3 ^^

  4. Anónimo dice:

    Ya era hora de la entrada jejej!! Gracias :p y perdona por ejercer presión para que escribas…..pero tus entradas sirven de terapia!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s