The Lion

Publicado: 2 diciembre, 2010 en Vida

Bueno, muy buena lectura a todos lo primero. En segundo lugar he de decir que concluye una semana difícil, agotadora, tensa y esperada para un gran número de personas entre los que me incluyo.

– ¿Cómo va a terminar si es Jueves?- te preguntarás. Efectivamente no estoy confundido, para nosotros la semana ha concluido en Jueves, al menos éste ha sido como un Viernes muy esperado. Hoy, desde las nueve de la mañana hasta cerca de la una de la tarde y sin descanso alguno, hemos ido interviniendo los distintos grupos de clase con una finalidad: vender un producto audiovisual, o como dicen los más guays, hacer un pitch.

Algunos, más que pitchear se han dedicado a absorver de la mejor manera posible los golpes que nuestro querido docente les ha ido lanzando a cada frase. Nosotros por suerte no hemos tenido que aguantar mucho, y eso que nos hemos aventurado a pitchear de forma tradicional: Me subo al escenario y cuento de qué va. Sin show, sin circo, sin nada. Desnudos ante cuatro leones hambrientos, alguno más que otro… será que no come bien en casa. Bueno, hablo de leones pero no me olvido de las pulgas que se camuflan en su gran pelaje y que como si de ello dependiera su vida, saltan a la mínima que ven carne fresca… En fin, una lástima.

Nosotros salimos contentos, salimos libres para bien o para mal. Ahora queda el examen y decir adiós a toda esta farsa…

Por lo demás todo bien, a tan sólo una semana del infierno, guíado aún por un carruaje forjado con tintes de odio, sed de venganza, intolerancia y todos aquellos pensamientos negativos que se os vengan a la cabeza me guían cuatro corceles envueltos en fuego negro. Pero yo continúo admirando el paisaje, en la medida que se puede, porque todo en esta vida es digno de admirar siempre y cuando se mire desde el punto de vista adecuado.

Me pongo una película y me quedo dormido, sueño mi propia obra audiovisual en la que interactúan los personajes de la anterior, siguen mi guión, mis orientaciones subconcientes, les guío por frondosas selvas de curiosidad mientras intentan hallar el sentido de su vida pero su némesis siempre aparece antes de que puedan entrar en el tercer acto. Nunca salen del segundo, nunca salgo de esa espiral.

El día que todos ellos cobren vida voy a tener que correr, demasiado tiempo encerrados en la misma jaula de ideas, demasiado tiempo esperando, demasiados personajes con afán de protagonismo. Yo soy el humo negro que les guiará por el sendero de la coherencia, de la lealtad y el honor y, aunque sé que no me espera un buen final, también sé que sin mí no crecerán. Por ello continúo castigándoles con la fusta de la culpabilidad, haciéndoles sentir el peso de la conciencia que les aplasta como a una mosca y, lo peor de todo, es que yo soy el arquitecto de todo y de todos. De modo, que si ellos sufren…

Gracias por perder el tiempo conmigo,

Neme.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s