Sueño!!

Publicado: 24 abril, 2010 en Vida



Muy buenas noches a todos!
Comienzo esta entrada con un claro objetivo: Contar mis sueños.

-¿Tus sueños?, ¿Esos sueños en los que piensas que serás rico, famoso y te irá todo perfecto?
– No no, no me refiero a esos sueños. Quiero contaros los sueños que tengo mientras duermo. Esos sueños nitidos, claros, cristalinos. Esos de los que te da rabia despertarte porque puedes tocar el escenario donde se desarrollan. Supongo que todos habréis tenido algún sueño así.

Por desgracia, ese tipo de sueños no me suceden todos los días. La mayoría de ellos son raros, se mezclan cosas, interactúan personajes que en la vida real no se conocen de nada, salgo por una puerta y aparezco en un parque, entro por otra y yo que sé, total un caos. Pero supongo que será normal. Si no es así y todos vuestros sueños son reales reales como la vida misma, por favor decídmelo para dirigirme al psicólogo más cercano lo antes posible.

Estoy pensando ahora, que nunca me he visto a mi mismo en un sueño… Qué curioso, todos los vivo en primera persona. Cual Shootem up digno que se precie.

Total, que el otro día (antes de ayer) tuve un sueño de estos que he citado antes, un sueño real y pensé, esto va al blog directamente. No quiero perder mis sueños, las historias que mi subconciente crea. Muchas veces me levanto pensando “!!Qué sueño más guapo!!” pero por no apuntarlo se me acaba olvidando. De modo que he decidido incorporar al blog un pequeño “add on” que igual para vosotros es interesante y todo. Si no lo fuera, cuando el encabezado de algún título de un post sea “SUEÑO” os lo saltáis y listo.

Vamos con el sueño:

Es por la tarde, lo recuerdo todo clarísimo. La historia se desarrolla en una plaza con una fuente en el centro (la típica fuente con chorritos) pero están apagados, aunque hay agua en ella. Frente a la fuente, mi “casa” (lo pongo entre comillas porque mi mente se la inventó, no recuerdo en la vida real haber visto nunca un lugar como aquel). Es una especie de duplex pero algo antiguo. Recuerdo que estoy dentro de la casa, en un sillón amarillo viendo la tele. Las noticias dicen que hay que evacuar la zona inmediatamente y que es peligroso quedarse en la ciudad.
Me da miedo asomarme al balcón. Se oyen gritos y hay mucha tensión en el ambiente pero aún así, miro por una esquina de la ventana. Veo a gente corriendo, humo y sirenas sonando pero a pesa de todo, algo me incita a saltar por el balcón. Siento que esa casa ya no es segura.

Abro la puerta que da a la terraza, los gritos son más intensos ahora, el miedo recorre mi cuerpo. Sé que corro peligro y una mujer anciana a la que no conozco de nada, pero por alguna razón sé que es la casera del duplex, desde la calle (me estaba esperando para irnos) me obliga a darme prisa. No hay tiempo que perder. Salto a la calle, la gente corre, parecen pelearse unos con otros. Le digo a la mujer que vayamos en dirección sur atravesando la plaza. La mujer se niega, me pide el móvil y dice que ahora me alcanza.

Yo no puedo esperar, acabo de presenciar algo horrible. Un helicóptero sobrevuela la zona en la que estoy cuando dos individuos se avalanzan sobre un hombre, comienzan a morderlo y hay sangre por todos lados. Miro a mi alrededor, observo gente actuando del mismo modo, ¿se comen unos a otros?.

“El virus es incontrolable” dice la mujer, mientras le cedo el móvil. Algo en mi interior me dice que estoy cometiendo una locura, que voy a necesitar ese teléfono, pero aún así, se lo doy y veo como se aleja corriendo. Acto seguido, corro en dirección contraria. En este momento dos individuos se fijan en mí. Son dos de los que parecen estar infectados y corren como locos hacia donde estoy. Cruzo la fuente lo más rápido que puedo, esquivando a la gente que yace en el suelo y a los que están disfrutando de su festín. Algo ocurre con el helicóptero, se estrella a unos metros de donde me encuentro. Me doy la vuelta y los dos individuos cada vez están más cerca. Grito, aprieto mis puños y corro dirección a un parque que hay bajando la calle.

Cruzo la carretera y un coche atropella a uno de los infectados que está casi tocándome, acto seguido se estrella contra la pared de un edificio. Me doy la vuelta, el otro ya no me sigue, quizás esté comiéndose al conductor del vehículo (eso no lo sé). Me detengo en el cruce, algo me dice que debo volver a por la mujer.

Retorno mis pasos para volver a mi casa y me llama la atención que todo está más tranquilo. No hay tanto caos como al principio. Algúnos de los infectados me miran mientras camino, pero están demasiado ocupados comiendo y pasan de mí.

Llego a la plaza con la fuente, unos cuantos están apoyados en ella sin hacer nada y notan mi presencia. Muchos de ellos se giran bruscamente y me miran fijamente. Vuelvo a tener miedo, sé que van a venir a por mí y comienzo a correr lo más alejado de la fuente que puedo dirección a mi casa. En ese momento ellos corren hacia mí gritando como bestias. Consigo dejar atrás a unos cuantos, pero recuerdo especialmente bien el encuentro con uno de ellos.

A unos 20 metros antes mi casa, el infectado me cierra el paso. Esta vez no tengo miedo, mi reacción es correr con todas mis fuerzas hacia él, cargo el brazo hacia atrás con el puño cerrado y al llegar a su altura descargo toda mi rabia y tensión contra su cabeza. Noto como mi puño se incrusta en su cara, siento como su nariz y cráneo se parten. Acto seguido cae desplomado en el suelo. No miro atrás y sigo corriendo.

Estoy delante de la puerta de casa, espero a la mujer que tarda en llegar. Los infectados se aproximan cada vez más. La casera aparece a lo lejos corriendo, pero no viene sola. La persiguen decenas de estos seres y la acaban alcanzando. Yo miro a mi alrededor, no tengo escapatoria. Hay demasiados y todos vienen a por mí. Decido subir a mi casa trepando por la ventana y consigo llegar al balcón (no se muy bien como lo hice). Una vez dentro veo como se agolpan todos los infectados ante el garaje y buscan la forma de subir…

Creo que por hoy la entrada es suficiente. El sueño sigue y en la próxima lo terminaré de contar.
Si os ha parecido “intenso” imaginaos yo que lo viví como si estuviera allí. Ahora, confieso que me encantó =)

Dedico por primera vez en todo el blog una entrada. Se la dedico al Joven Z, un fiel seguidor que una noche de borrachera me animó a seguir escribiendo. Es una de las personas que han mantenido viva la ilusión por mantener este blog activo para todos vosotros. Va por ti 😉

Gracias por perder el tiempo conmigo

Neme

Anuncios
comentarios
  1. z dice:

    Una lágrima ha surcado mi mejilla cuando he leído que me dedicas la entrada. Zenkiu

  2. Diosss, yo tengo un trauma con los zombies, de vez en cuando también me da por soñar con ellos y lo paso fatal. Por cierto, en vez de la casera vieja, ya podrías haber soñado con la atractiva vecina del quinto, XDD, así no hay quien meta amor a tu sueño

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s